domingo, 2 de febrero de 2014

Quiero cambiar mis viejas reglas.

Parece que la gente de mi generación vamos a tener que contar nuestras historias marcando siempre que hubo un antes y un después. En mi mundo esa frontera tuvo un aura mágica, por una parte impuesta por la crisis económica que todo lo está revolucionando, y por otra una parte intencionada, natural, buscada y encontrada en lo que ha sido sin duda el episodio más emocionante de mi vida, mi maternidad. De esta manera coincidieron en el tiempo el fin de mi último ''empleo fuera de casa'', hace ya cuatro años, con mi evolución como mujer, madre, esposa y profesional.

Quiero cambiar mis viejas reglas y para ello he tenido que inventar unas nuevas.

Este es mi Proyecto Creativo. Con él he crecido, me ha completado y transformado, sobre todo me ha movilizado; me muevo en la dirección que he elegido porque el viento sopla a mi favor, soy consciente de la dirección en la que danzamos, me eriza la piel y me curte el rostro.

Quiero gritar al mundo que estoy aquí, quiero ayudar a los míos a capturar sus momentos para siempre, a emocionarse con los de los demás, a buscar la felicidad en los pequeños momentos, a valorar en su plena esencia las miradas, los gestos de amor infinito bajo la luz de sus ventanas, tras sus cristales, tras mi lente. A gritar a los cuatro vientos cuanto amor son capaces de dar y de recibir. Porque ''la memoria no guarda películas, guarda fotografías'' (Milan Kundera).

Aquí estoy con mi cámara dispuesta a ello. Os invito a mi nuevo Blog de Fotografía. Acaba de llegar al mundo.

Pincha en el enlace y te llevará allí.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada